Viviendo solo, bueno, no tan solo

A los pocos días de mudarme, sólo, por primera vez, a llegado un acompañante, mejor dicho, una acompañante llamada Dona. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba