Cuando no hay ideas, y hay cansancio, solo queda dejar que pasen unos días

Esta semana ha sido bastante más “cansadora” que otras, no sé bien porque se dio de esa manera y tampoco sé cómo es que la rutina normal de todas las semanas y los días laborales puede fatigarme a veces mucho y otras veces bastante menos.

La cuestión es que he sentido un cansancio insistente desde el lunes pasado, y hoy, al fin último día de la semana, el cansancio es como el que tenemos todos, algo “esperanzador”, ese mínimo esfuerzo de sobra para poder terminar el día sin conflictos y un saludo “hasta el lunes”.

Lo que me apena de los días así, sin ganas de nada, es que escribo poco, muy poco, y me castigo muchísimo por tal cuestión; la escritura para mí es un juego y si no puedo jugar siento que me muero un poco más cada día que pasa sin escribir, allí es donde entro en conflicto con las responsabilidades, pero bueno, ese es otro tema.

Imagínense la aplastante rutina de esta semana que lo más destacado es la foto de la portada. Una paloma, criada por uno de mis hermanos por parte de padre (ya hablaré sobre él), que viene a visitarnos todos los días en busca de su comida.

Sin embargo, hay cosas de la rutina que destaco y que son valiosas, trabajar en un proyecto que te gusta, y con gente positiva. Sucede que la rutina cansa, pero si no existieran estas cosas buenas, sería un suicidio, y sin duda preferiría otros riesgos a tan abrumadora seguridad.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba