Reseña de “Frankenstein” (1823), de Mary Shelley


Mucho material se ha desarrollado en torno a la maravillosa historia creada por Mary Shelley, pero leer la novela original, el texto puro de su autora, es muy diferente a ver una película sobre el libro, o una obra de teatro que surja del mismo o cualquier otro tipo de reproducción.

Teniendo esto en cuenta me embarque en su lectura y, al leer la historia original, son muchas las sensaciones que como lector le llegan a uno, sensaciones por supuesto muy diferentes de las que puede dar otro tipo de reproducción de la obra.
Siempre he confundido a el personaje de la obra, Victor Frankestein, con su creación, es decir con el monstruo que el con sus propias manos desarrolla, algo que imagino le pasara a muchos pero que al comenzar a leer la novela te das cuenta que el monstruo en sí, no tiene ningún nombre.

La novela.

Su personaje principal, un amante empedernido de los secretos de la naturaleza y de las ciencias desde que era niño, al viajar lejos de su hogar para comenzar sus estudios, da con el conocimiento un día y con la idea de poder crear vida, una acción que conlleva los horrores y las asquerosidades de tratar con las mismas extremidades de otros seres fallecidos para poder lograrlo, decidido, pone manos a la obra.
Al terminar su creación, invadido por un terror debido a la fealdad de la vida que creó, se dio cuenta de que había creado un monstruo y cae en una especie de fiebre que lo pone al límite de la muerte.
El monstruo creado por Victor Frankestein, al hallarse solo al ser abandonado por su creador y sin conocer primeramente nada del lenguaje y del mundo que lo rodea, se refugia en los bosques y valles. Intenta acercarse a los seres humanos, pero estos al ver su figura terrorífica lo espantan con disparos y ataques violentos. Comienza a nacer dentro suyo un rencor hacia la raza humana y especialmente contra su creador, es allí cuando realiza el primer asesinato, invadido por la ira, la soledad y el odio fundado en el trato del mundo hacia él.
Victor, desato al crear al monstruo una tormenta y un camino de tragedia para su futuro y para el de todos sus seres amados que peligraran por la existencia de su creación.
Decidido a que ya no tendrá una vida feliz, el protagonista se propone destruir su creación y en la misión de lograrlo lo persigue por todo el mundo.

Opinión

La historia es una muestra de que, hay ciertos conocimientos y ciertas acciones que los mismos nos permiten alcanzar, que muchas veces conllevan un peligro mucho más atroz de lo que la imaginación humana o la bondad o, mejor dicho, el ego humano puede predecir. Hay rincones oscuros de la existencia que siempre es conveniente dejarlos allí, no jugar y no descifrar ciertas cuestiones que podrían poner en peligro toda la vida humana.

Su autora

Maria Godwin (de casada Mary Shelley; Londres, 30 de agosto de 1797, 1 de febrero de 1851) fue una narradora,​ dramaturga, ensayista y biógrafa británica,​ reconocida sobre todo por ser la autora de la novela gótica Frankenstein o el moderno Prometeo (1818)4​ considerada la primera obra de ciencia ficción de la historia. También editó y promocionó las obras de su esposo, el poeta romántico y filósofo Percy Bysshe Shelley.​ Su padre fue el filósofo político William Godwin y su madre la filósofa feminista Mary Wollstonecraft.6​

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba