¡BENDITA MAÑANA!


Hace unos días un amigo me pregunto ¿Por qué internet andaba más lento por la mañana? Y la verdad que no le pude resolver su duda y solo respondí: “Esas pocas veces que me encuentro despierto a tan aberrantes horarios siento que es más inestable pero no sé por qué”, a lo cual respondió “¡Qué extraño mundo es el matutino!” …. ¡Y cuánta razón tiene!!!

Muchos nocturnos nos encontramos en situaciones que no sabemos manejar al despertarnos temprano y una de esas es cruzarnos a personas que viven en otra “normalidad”; lo primero que nos pondrá a prueba es que ciertos sujetos encuentran ese placer incontrolable para ellos que es preguntarte sobre toda tu vida cuando tu aún no sabes ni quien eres e intentas mantenerte en pie luchando con la idea de volver a dormirte unas cuantas “horitas” más; te preguntan cómo has descansado, que harás hoy y te felicitan por levantarte temprano, a lo que tú en ese lapso ya has ideado mil maneras posibles de asesinarlo, aunque eso podría ser demasiado así que te controlas e intentas meterte en esa onda de felicidad inexplicable que es dormir poco y levantarse sonriente.
Bien por ti, ya habrás sobrevivido la primera extrañeza del mundo de los que madrugan y lo siguiente será tener buena lubricación en los ojos porque los mismos no estarán en su mejor estado ante la falta de costumbre a tanta luz y a esos brillos locos y reflejos que por poco te dejarán ciego. Otro obstáculo que deberás sortear por no pertenecer será resistir esa fiesta salvaje que tu cerebro organizará en tú sistema digestivo causándote algún que otro contratiempo.
Si aún no has desistido y has superado tantos obstáculos verás que todo lo que hace funcionar el mundo se realiza generalmente por la mañana, el dinero siempre vuela a través de misteriosos mecanismos que desconoces pero podrás ver al menos una ínfima parte de esa carrera en el sistema bancario y la gente que desde temprano asiste con lo suyo hacia el banco; verás inspectores de transito intentando organizarlo todo y si tienes la ocurrencia de pasar por la casa de gobierno parecerá (aunque sea solo un montaje) que los políticos al fin se han puesto a trabajar en algo; sentirás en verano ese aroma a vida y naturaleza del verde puro y el aire purgado por la arboleda en las horas nocturnas, aunque se desvanecerá con la contaminación de los rodados y el ardor del pavimento que cocinará todo; los comercios y las industrias te mostrarán su fuerza y esplendor, muchos perderán y otros pocos ganaran y se escribirá en el mundo la historia de un nuevo día; también te darás cuenta la valentía que atesora esa gente que hace todo andar y palparas las ambiciones de algunos, y al llegar la noche de ese raro día completo que has atestiguado, decidirás si alguna otra vez vuelves a intentar integrarte a este mundo matutino, pero si eres un nocturno, un verdadero nocturno no entenderás ¿¡cómo alguien puede levantarse y vivir por las mañanas!?.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba